jueves, 8 de abril de 2010

El alma de las cosas

Quizás buscamos sin saber
lo que no existe;
dentro del pecho, detrás de tu mirada
Tal vez debiéramos dejar que nuestro cuerpo
sea sólo eso, la mejor de las moradas.

¿No será en otro lugar donde ella vive?
(en una carta, en un café o en una rosa)
¡oh geografía equivocada del poeta!
no es en el cuerpo donde hay alma
es en las cosas.

7 comentarios:

  1. Me quedé muda. Me encantó.

    Guardo cosas de gente amada cuyo cuerpo ya no está, y sin embargo, siento el alma del que adoré, en esos objetos...

    El poema tiene versos de antología,
    y los últimos tres, son sublimes.

    Abrazo inmenso, Poeta imperfecto.

    SIL

    ResponderEliminar
  2. Noooo !! Sos barbaro q buenazo como escribis
    la geografia del poeta me encanto

    ResponderEliminar
  3. Me distraje y de Kodama salté sin querer hasta aquí. Ahora ya no sé qué hacer

    ResponderEliminar
  4. Y en tu geografía también hay alma, Marcelo, es un delirio acampar en tu espacio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Precioso!

    Imperfecto Poeta.
    Me encantaria ser asi de imperfecta.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Sin palabras casi... admiro sus perfectas expresiones, poeta imperfecto.

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo, Marcelo. Estoy convencida de que todas las cosas tienen su alma :)

    Me alegra haber llegado a este blog :)

    Un abrazo

    ResponderEliminar