domingo, 27 de junio de 2010

Cada mañana que te vas

Cada mañana que te vas no te das cuenta
cuando mi cuerpo dice adiós sin inmutarse
es por la máscara, no adviertes
que mis ojos desesperan tu regreso.
Mientras te arreglas no te miro;
hago café pensando si lo habrás notado
Pues cada mañana que te vas, entre tus cosas,
llevas también mi corazón.

8 comentarios:

  1. Si tu corazón mezclado entre sus cosas late fuerte, seguro que lo ha notado...!!!


    Tal vez su corazón también esté mezclado entre tus cosas.
    Quizás ocurra que mientras se arregla tampoco te mira,
    o hace café pensando si lo habrás notado,
    y su cuerpo te dice adiós sin inmutarse,
    echando mano a esa útil máscara,
    para que vos no adviertas
    que sus ojos también desesperan tu regreso
    (cada mañana...)

    Beso grande, Poeta Imperfecto.

    SIL

    ResponderEliminar
  2. Quizá,y como dice Sil, también ella se ponga la máscara difusa del miedo y el temblor y simule que no importa irse, y cree que no te importa quese vaya y ambos juegan al juego del miedo a más, quien sabe no?
    Muy bello, muy dulce, muy arduo, este interrogante que nos dejás.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Alguna vez me dijeron que el miedo paraliza, nos deja inertes en medio del camino. Por eso hay que enfrentarse a el, sólo así podremos ver qué sucede en realidad. O al menos, saber cosas de las cuales no teníamos idea...

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es qe tal vez sea un regreso su partida, un regreso al dulce temblor de los latidos, allí donde entendemos que el amor es, a veces, el único sentido de la vida.

    besos

    ResponderEliminar
  5. escuche..., así escribe el amor en noche de domingo? qué rica contradicción de poeta, por cierto!

    le dejo un abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Esta vez,saquese lo de imperfecto.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Al menos tu corazón está a salvo.
    Muy bueno!

    ResponderEliminar